ESTATUA DE LA LIBERTAD NEW YORK

Viaje a NEW YORK

Itinerario del viaje por New York

 

VIAJE A NEW YORK

 

 

Te preguntaras ¿Qué puedo hacer en New York?, pues ahí van unas cuantas ideas.

 

Primer día: Nueva York, primeros pasos

 

Y por fin llegó el gran día, nos íbamos a Nueva York. Nuestro vuelo salió puntual y tras 8 horas de vuelo llegamos al aeropuerto JFK de Nueva York. Nos disponemos a coger el AirTrain, y no hay que pagar nada por utilizarlo, pero es al tratar de salir cuando te cobran. En ese punto hay dos tipos de máquinas: las del Metro, en las que pagas $7,75 ($5 del Airtrain+$2,75 viaje sencillo en Metro) o las del LIRR, en las que pagas $15,25 por persona ($5 del Airtrain+$10,25 del LIRR) y te deja en Penn Station.

NOTA: Revisad bien los horarios de los transportes públicos antes de realizar el viaje.

Nosotros elegimos la opción más barata, pero como suelen decir, lo barato sale caro, en nuestro caso, la estación del metro (Jamaica Station) estaba cerrada los fines de semana. Por suerte, nos ofrecieron un shuttle bus gratuito hasta la primera estación de Metro abierta y de allí ya pudimos ir directos hasta Port Authority. Tras este viaje tan distinto de lo planeado, decidimos que, a la vuelta, realizaríamos el viaje en Taxi, más aún con las maletas llenas.

Finalmente, conseguimos llegar a Manhattan. Para nuestra sorpresa, a la salida de Port Authority nos encontramos con un enorme mercadillo, de ropa, souvenirs, comida… Esto era la avenida 8 donde nos alojábamos (Row NYC).

El Row NYC no nos acabó de convencer, para empezar el Check-in era muy lento. A todas horas podías ver gente haciendo Check-in, y a todas horas, personal insuficiente para poder llevar esa cantidad de gente, se formaban colas de hasta media hora o más.

Logramos superar la esa cola, hacemos el check-in y nuestra habitación ya está lista, así que subimos a inspeccionar la habitación y dejar las maletas. La habitación es un poco pequeña, pero supongo que es la tónica de Manhattan, nos cambiamos de ropa y nos fuimos a disfrutar de la Gran Manzana.

 

  MANHATTAN NEW YORK

 

 

Primeros pasos en Manhattan

A partir de ese momento comenzaba el planning. La primera visita sería la Biblioteca Pública de Nueva York, fuimos andando desde el hotel, pero cruzamos por Times Square, y había que pararse a hacer fotos en nuestra primera visita a esta zona.

Paramos en un Starbucks a tomar algo, nuestra primera compra en Nueva York, primer problema, no nos aceptaban la tarjeta de débito ImaginBank, era nuestro fin, a ver cómo pasábamos 16 días con $1000 en cash. Pero tranquilos todos, solo nos ocurrió en ese Starbucks y en el Metro, el resto del viaje pudimos pagarlo sin problema.

Ahora, sí con la barriga llena, podíamos empezar con la primera parada planificada del viaje, la New York Public Library, para ser agosto había bastante gente utilizando la biblioteca.

NOTA: Tened en cuenta que cierra a las 17:45 y los domingos no abre.

Esta es la sala principal de estudio de la biblioteca, la Rose Main Reading Room.

Salimos de la biblioteca y nos dirigimos a Grand Central Terminal. A una avenida de distancia nos topamos con el Chrysler Building.

NOTA: Nosotros solo hicimos una foto desde abajo, pero una nativa nos comentó que era el mejor observatorio de la ciudad, como ya visitábamos tres y estaban pagados, decidimos dejar para el siguiente viaje, si alguien lo visita en su viaje que nos informe.

Entramos en Gran Central Terminal, es como estar en cualquier de las mil y una películas en las que ha salido esta estación.

Bajamos andando hasta la zona del Empire State Building, pero como visitábamos tres observatorios, decidimos que éste lo haríamos ya en plena noche. Así que aprovechamos para entrar en Macy’s y en alguna tienda cercana.

Desde allí, cogimos el metro de Nueva York para ir hacia Union Square Park, fue el momento en el que compramos la famosa Metrocard para 7 días (no puedes utilizar la misma Metrocard que compras en el AirTrain para recargar con 7 días), el precio es de $17 por persona, vale mucho la pena, en 3 días ya has recuperado la inversión.

Una vez en Union Square Park, fuimos a la tienda de Max Brenner, como no hacía mucho que habíamos merendado no nos sentamos, pero si podéis id porque el chocolate es exquisito, también tiene un pequeño rinconcito para comprar chocolates.

Otra opción curiosa para merendar se encuentra en el siguiente parque que visitamos, es el Nutella Bar en el Madison Square Park. Desde este parque vimos el famoso Flatiron building, que se llama así porque tiene forma de plancha.

El hambre empezaba a apretar, y hay algo típico en Nueva York, así que cenamos la primera de muchas hamburguesas en este viaje. En medio del Madison Square Park, se encuentra el Shake Shack original, y la verdad que para ser un fast food tiene una terraza envidiable, para cualquier bar/restaurante.

 

Nos pedimos unas doble cheeseburger, riquísimas.

 

Finalmente, nos pusimos a hacer cola eran las 9 de la noche e hicimos sobre 1.30 hora de cola.

NOTA: Si queréis no hacer cola, la medianoche es la hora perfecta, tened en cuenta que hasta las 2 no cierra).

Teníamos pensado visitar una de esas famosas rooftops, más en concreto el 230 Fifth, pero el Jet Lag empezaba a azotarnos, así que decidimos volver al hotel a descansar. Antes de acostarnos, pasamos por Times Square, que es todavía más impresionante de noche que de día.

 

Llegamos al hotel, me meto en la cama, a los 5 minutos escucho un ruido como de canicas cayéndose. 5 minutos después otra vez, salgo al pasillo y veo justo delante de nuestra puerta una máquina de hielos que surtía a 3 plantas, pero nos dio igual, caímos redondos. Y así finalizó nuestra primera noche en Nueva York.

NOTA: las habitaciones eran bastante pequeñas y el ruido de los aires acondicionados de los vecinos era bastante elevado. Yo no tengo problemas para dormir, pero vi a gente con problemas para dormir pidiendo cambios de habitación.

 

CEMENTERIO NEW YORK 

 

Segundo día: Brooklyn Bridge, un atardecer inigualable

 

Nos despertamos a las 7:30 de la mañana, con la intención de ir a la misa de las 9:30 de la First Corinthian Baptist Church. Cuando llegamos allí nos informan de que los horarios que aparecen en la web (8, 9:30 y 11:30) son incorrectos, ya que en verano solo hacen dos misas, a las 8 y a las 11.

Cambio de planes, vamos a dar primero un paseo por el Morningside Park para acabar en la catedral de St John the Divine.

Salimos de la iglesia y vamos a la Universidad de Columbia, donde está el famoso Alma Matter.

Disfrutar de una misa gospel

Volvimos a la misa góspel a las 10:00, pero ya estaba todo lleno. Le pedimos información a una voluntaria de a qué otra misa góspel ir y muy amablemente nos indica otra iglesia, pero cuando llegamos nos piden 10€ por entrar, no quisimos, no por no dar el dinero, sino porque entiendo que tiene ser un donativo.

NOTA: Es importante ir con mucho tiempo de antelación y llevar varias direcciones de iglesias góspel alternativas, por si acaso.

Volvemos a la First Corinthian Baptist Church y dando un poco de penilla a la controladora nos mete dentro. Es media hora-tres cuartos de misa cantada y luego ya es misa normal. La verdad que al principio estás en un palco solo para turistas y al final para que no molestes, pero poco a poco van llegando más feligreses y se mezclan entre los turistas, aunque esto ya es en el momento en el que la misa no es cantada.

 No puede faltar una obra de Brodway

Ya es la hora de comer y nos queda en el tintero: Apollo Theatre, Malcolm Shabazz Harlem Market y los dos restaurantes para el brunch (Sylvia’s y Amy Ruth’s). Como tenemos un espectáculo en Broadway a las 15:00, decidimos ir directamente a Times Square para comer y ya estar allí.

Comimos en el Hard Rock Café, ya que está cerca del New Amsterdam Theatre. A las 15:00 empezaba el espectáculo de Broadway que íbamos a ver, Aladdin.

Salimos encantados del musical, pero hambrientos y, al salir, vamos a merendar al Kellogs NYC, buenos tazones de cereales y fruta.

Sunset en el Brooklyn Bridge

Pensábamos ir a ver el sunset al Top of the Rock, pero llegamos sobre las 18:30 y ya nos dicen que los tickets para el día de hoy ya eran para las 20:30 como pronto, así que cogemos tickets para el viernes a las 19:00 (es la hora que nos recomendó la chica para ver el sunset).

NOTA: Importante ir un día antes o más, para poder elegir la hora del sunset.

Pero Nueva York es una ciudad muy rica en opciones de todo tipo, y siempre hay que llevar una lista de alternativas por si acaso. Así que cambiamos el plan y cruzamos el Brooklyn Bridge mientras anochece.

Ya en el barrio de DUMBO, nos acercamos a Pebble Beach, uno de los mejores lugares donde hacerse fotos, con la estampa del Brooklyn Bridge y el Downtown de Nueva York.

Ya era tarde, así que fuimos a un Pret-a-manger cerca del hotel a pillar unos sándwiches para cenar en la habitación.

 

PUENTE BLOOKLYN NEW YORK

 

 

Tercer día: Woodbury Common Premium Outlet

 

Nos despertamos a las 7 de la mañana. Hoy, el día ha amanecido completamente nublado y amenaza con llover. Es el día perfecto para ir a un centro comercial al aire libre, la Woodbury Common Premium Outlet.

Aquí cometimos un fallo, ya que debíamos haber descambiado el voucher del bus el primer día y no caimos, así que antes de ir a la estación de buses hemos de acercarnos al Visitor Center otra vez. Una vez descambiado, vamos a Port Authority, piso 4, de allí saldrá nuestro bus hacia el outlet.

 Llegada a Woodbury Common Premium Outlet

Llegamos a Woodbury Common Premium Outlet y empiezan a caer cuatro gotas, pero por el momento nada de lo que preocuparse. Esta outlet es inmensa, tiene muchísimas tiendas. La más útil de toda fue la The North Face, ya que a las dos horas de estar allí comenzó a caer un buen chaparrón, y nos vino de perlas, comprar un par de chaquetas.

Para variar de comer tantas hamburguesas hoy paramos en Yo Sushi, está bien.

A la hora de volver, había una cola bastante grande, que salía del porche donde se espera al bus, por suerte dejó de llover en ese momento. Según el papel que nos dio recepción indicaba una frecuencia de un bus a cada hora, sin embargo cada 15 minutos pasaba un bus.

Fuimos con una maleta vacía, volvimos con una maleta llena, no está mal.

Vuelta a la ciudad

Para la tarde teníamos planeado hacer un picnic en Bryant Park, ya que hacen cine al aire libre, pero entre que el día era lluvioso, y que finalmente, pasamos el día entero en el outlet, no lo hicimos.

Ya estamos en Nueva York, otra vez, y vuelve a llover. Intentamos ir a Ellen’s Stardust Dinner, pero hay bastante cola y con la lluvia no apetece hacer media hora de cola a la intemperie. Además según he leído tampoco destaca la comida, solo que los camareros van cantando a lo largo de la noche, pero de todos modos ya hemos ido a un espectáculo de Broadway. Así que decidimos probar otra de las famosas hamburgueserías del lugar, Five Guys. Por $8 tienes unas hamburguesas en las que puedes poner hasta 20 toppings, y por $3 bebida rellenable en unas máquinas. Estas máquinas ofrecen desde CocaCola normal hasta Fanta Melocotón o de Lima (no la probéis, ya lo hice yo por vosotros y puaj).

Para finalizar el día, dimos otro paseo por Times Square, y entramos en la tienda de M&M’s (cuidado con la palanca) y en la de Disney. Hoy fuimos pronto a dormir, ya que al día siguiente teníamos unos de los días más completos del viaje comenzando con el Tour de Contrastes.

 

Cuarto día: Tour Contrastes

 

Hoy nos levantamos en uno de los días más completos. A las 8 de la mañana ya estamos en Times Square para partir en un viaje por los distintos barrios de Nueva York.

Tour de Contrastes

Empezamos subiendo por el medio Manhattan, y viendo como va cambiando la ciudad, cuando atraviesas Central Park y llegas al barrio de Harlem.

Cruzamos el río y ya estamos en el famoso Bronx, y la primera parada es el estadio de los New York Yankees.

Seguidamente, vamos a la comisaría del distrito 42. Hoy más tranquila que como sería en el antiguo Bronx.

Y, acabamos nuestra visita a este barrio, en uno de sus múltiples grafittis.

El siguiente barrio es Queens, un barrio residencial por una parte con casas con su jardín y barbacoa, pero también tiene otra zona más curiosa llena de tiendas, y donde cada manzana es de una nacionalidad distinta.

Ya nos dirigimos a Brooklyn, pero antes paramos en Flushing Meadows, donde está el estadio de los New York Mets y del US Open. En este parque se realizó la feria mundial de 1939 y se rodó la escena de la cucaracha gigante de Men in Black.

Y, por último, y no menos importante, el barrio de Brooklyn. La mayor atracción turística de este barrio es la zona de judíos ortodoxos. Como es normal, no les hace mucha gracia que les fotografíen constantemente, así que hay que andar con ojo.

El tour nos podía dejar antes del Puente de Brooklyn o en Canal St. Nosotros decidimos parar en el Puente de Brooklyn, para comer una de las famosas pizzas de Grimaldi’s, pero ante semejante cola y con el tiempo justo que llevábamos, decidimos probar la pizzería de al lado Juliana’s, que también estaba recomendada y la verdad que con razón. Sin glamour, pizza para llevar y comerla en un banco.

Vista aérea de la ciudad

Cogimos el Metro hasta la parada de South Ferry, para dirigirnos al helipuerto. Hacer un tour en helicóptero es muy caro (200€/cabeza), no nos engañemos, pero es una experiencia única e impresionante. En nuestro caso el tour duró 25 minutos, y fuimos desde Staten Island hasta el final del Uptown.

 Visita al 9/11 memorial y One World Observatory

Nuestra siguiente parada era el museo del memorial 9/11, previamente, sobre las 4:30 fuimos al One World Observatory a coger entradas para las 7:00 (no sé si llegando a las 7 hubiera conseguido entradas para las 7). Había mucha menos cola que para el Top of The Rock y que para el Empire State Building, así que posiblemente, sí.

Una vez conseguidas las entradas, visitamos el museo del 11S. Es increíble el homenaje realizado a las víctimas del acto terrorista en las torres gemelas. Lo que más impresiona son los audios de cada familiar hablando de sus familiares caídos y de los supervivientes hablando del día del atentado.

NOTA: Los lunes a las 9:00AM salen a la “venta” entradas gratuitas para visitar el museo del memorial del 11S los martes de 17 a 19.

A las 19 volvimos al One World Observatory. Había menos gente que en el Empire State Building, pero no le tiene nada que envidiar. La performance antes de entrar al observatorio es alucinante, desde que empiezas a subir en ascensor hasta que ves las vistas. Estuvimos sobre 3 cuartos de hora esperando el atardecer, pero vale la pena ver la puesta de sol sobre Staten Island, y ver poco a poco como se encienden las luces.

Al bajar del One World Observatory, nos acercamos a ver las dos “piscinas” creadas en el lugar exacto donde estaba cada una de las torres gemelas. En los bordes se pueden ver los nombres de cada víctima y por la noche, se encienden dos focos que iluminan el cielo.

A pocos pasos tenemos la estación de metro de Calatrava.

En la parte superior de ésta, hay una zona de restaurantes, donde pensábamos cenar, pero al día siguiente viajábamos a Washington y nuestro hotel no nos guardaba las maletas (a pesar de ir solo una noche a Washington y volver al mismo hotel), así que tuvimos que volver al hotel para cogerlas y  dejarlas en un servicio de guardado de maletas.

NOTA: Con la aplicación Vertoe, puedes encontrar todos los lugares donde guardan maletas. Hasta el lugar más insospechado puede servir, que contaros que lo dejamos en una tienda de souvenirs!! Y sí, recuperamos las maletas en perfecto estado, y al mejor precio.

Ya era la hora de cenar, y lo más cerca que teníamos en la lista era el famoso Burger Joint, que se encuentra dentro de un hotel de lujo, el Le Parker Meridien. Es un sitio muy pequeño y enseguida se llena, por lo que te paras a comer, pero no te recreas.

Salimos y a un par de manzanas tenemos la típica escultura de LOVE; foto de rigor y para la cama, que mañana nos teníamos que levantar temprano.

 

BRONX NEW YORK

 

 

Quinto día: Washington, una ciudad llena de historia

 

Son la 5 de la mañana y ya pensamos en nuestro viaje hacia Washington. Llegamos a las 5:30 a Port Authority, y nos damos cuenta de que nuestro bus no salía ni a las 6:00, ni desde esa estación…si no que salía a las 8:00 y desde una parada que tiene la empresa Megabus en la calle 12 (al lado del inicio del High Line). Así que como dicen “al mal tiempo, buena cara”, tras desayunar en un Dunkin Donuts y sobre todo sentados, que también era raro en estos días, aprovechamos para dar un paseo por el High Line.

High Line son unas antiguas vías del tren, que han renovado y por donde los ciudadanos de Nueva York pasean o hacen footing, en un entorno natural, a pesar de pasar entre edificios.

A las 8 subimos al bus, los asientos anchos y cómodos, eran 4:30 de viaje, así que menos mal, y para nuestra sorpresa incluso tenía Wifi gratuito, ¿de verdad se puede pedir más por 10€?

Sobre las 12:30 llegamos a la estación de buses de Washington (Union Station).

Metro de Washington

NOTA: El sistema de metro de Washington es muy sencillo, en la máquina tienes una lista de destinos y lo que cuesta cada uno de ellos, y tú compras un billete por ese importe.

Nos dirigimos hacia nuestro hotel “Americana Hotel”, cuando lo ves por fuera piensas, la he liado, pero cuando entras, está limpio y las habitaciones son muy amplias, más si comparas con Nueva York.

Visita al pentágono

Comimos algo rápido en un mall que había cerca del hotel, ya que a las 15:00 tenemos Tour por el pentágono. Desde el momento en que entras al edificio ya te pones nervioso, a pesar de no hacer nada mal, por los estrictos controles que has de pasar, y los avisos antes de empezar el Tour de no separarse del grupo.

Creo que eramos los únicos turistas no estadounidenses, pero nos pareció una visita interesante poder recorrer uno de los edificios más famosos de norteamérica mientras unos militares te van explicando vida e historia del país.

Una vez finalizado el tour, nos quedamos por la zona para acercarnos a otro memorial que está fuera del pentágono, en homenaje a las víctimas del 11S, dónde aparecen las 160 víctimas (60 del avión y 100 del pentágono).

Volvimos a coger el metro para recorrer una parada que nos llevaba al cementerio de Arlington. Es gigantesco, llega un momento que pedirías un carrito de esos de golf para volver a la entrada.

En este cementerio puedes encontrar las tumbas de los Kennedy.

Y también, tumbas varias, de veteranos de guerra o de las enfermeras que participaron en la segunda guerra mundial.

Georgetown, el barrio de moda de Washington

Por la tarde fuimos a Georgetown Harbour,  una zona con vistas al río, lleno de bares,  y donde tomamos unos helados en una terraza.

Luego, subimos hacia Georgetown, el barrio más cool de Washington, repleto de bares y tiendas, como la famosa Georgetown Cupcake, donde aprovechamos para comprar un cupcake para comer a la noche. Esa noche cenamos bien en Good Stuff Eatery, una hamburguesería más para nuestra lista, gracias al consejo que nos dio el dependiente de una tienda. Aquí pides tu hamburguesa, te dan un vaso y a rellenar bebida. También tenía bastantes salsas diferentes que podías servirte tú mismo.

Paseo por el National Mall

Y para terminar el día, por si no estábamos lo suficientemente cansados de andar, decidimos dar una vuelta por el Mall y ver varios de todos los monumentos que hay (Washington Memorial, World War II MemorialLincoln Memorial). Es un paseo de 30 minutos y los monumentos están colocados en fila, lo hicimos de noche así que fue espectacular el alumbrado.

El más espectacular, sin lugar a duda, es el de Lincoln, es super cinematográfico y una escultura espectacular. Como nuestro cuerpo no daba para más, cogimos un taxi y vuelta hacia el hotel que al día siguiente seguíamos de visita por Washington.

 

Sexto día: La Casa Blanca y el Mall

 

Nos despertamos a las 8 de la mañana, y desayunamos en el mismo hotel, un desayuno normalito, pero suficiente. Llega la gran parada del viaje a Washington, visitar la casa blanca. Visitar La Casa Blanca Para visitar La Casa Blanca, como en el Pentágono, la seguridad es bastante estricta, y pasas unos cuantos controles hasta que te permiten la entrada.

NOTA: Cuando dicen que no puedes llevar mochila/bolso, no os la juguéis a llevar ni bolso de mano/riñonera/bolsa de cámara de fotos, son muy rígidos con este tema, y no os querréis quedar fuera una vez allí.

Es una visita sin guía, pero te dan un tríptico con información y en cada sala hay una explicación de para qué sirve. Nos faltó que nos dejaran ver el ala oeste, pero no cayó esa breva.

Este punto parece ser el más fotografiado de la Casa Blanca, así que nos pusimos como un americano más.

Visita al National Air and Space Museum

Posteriormente, fuimos al National Air and Space Museum. Pensábamos hacer un vistazo rápido, puesto que después de comer teníamos visita en el Capitolio. Sin embargo, ya solo en llegar al museo tardamos 45 minutos, y de allí al Capitolio había media hora, así que no teníamos ganas de andar corriendo de un lado a otro, y decidimos alargar nuestra visita a este museo gratuito, y dejar la visita del Capitolio junto con la Librería del Congreso para el próximo viaje.

NOTA: El Mall es inmenso, parece sobre el mapa que todo está cerca, pero realmente lleva mucho tiempo recorrerlo andando.

De todos modos, echar un vistazo rápido al museo es altamente improbable ya que es muy grande y tiene muchas salas. En la zona del Mall hay bastantes museos gratuitos y muchos monumentos como los visitados ayer.

A las 18:00 teníamos que estar en la estación de buses, así que compramos algo de comida para el viaje y unos souvenirs, y fuimos directos al hotel a recoger las maletas, para ir a la estación. Finalmente, el bus salió con 45 minutos de retraso, por lo que llegamos a Nueva York a las 00:30.

NOTA: Si estás poco tiempo en Nueva York, creo que es una ciudad bastante completa, como para salir de ella, pero si vas más de una semana o no es tu primera vez, acercarte a Washington es una opción de ver algo diferente y bonito, y por el precio tan barato del billete de bus (compañías MegaBus, PeterPan o GreyHound), vale mucho la pena.

 

Septimo día: Little Italy, Chinatown y SoHo

 

En el día de doy haremos un tour por los barrios de Little Italy, Chinatown y SoHo.Hoy nos levantamos algo más tarde, ya que hasta las 9 no abría la tienda de souvenirs para recoger nuestra maleta. De todos modos, el planning para hoy era dar una vuelta por el SoHo, y hasta las diez la mayoría de tiendas no abrían, incluso algunas más tarde. La idea era llegar al SoHo y desayunar en Dominique Ansel Bakery, el famoso creador de los cronuts, sin embargo, no pudimos coger tanda por internet, y una vez allí, había una cola que salía de la pastelería.

El SoHo es una barrío de lleno de tiendas, desde las más populares a las más auténticas. Recuerdo colas en una tienda, de dar la vuelta hasta la esquina de la calle, para conseguir una edición limitada, que sacaban ese mismo día. Y, por supuesto, Laura no faltó a su cita con Victoria’s Secret (una hora allí metida…).

Ya llegó la hora de comer y cambiamos el SoHo, por Little Italy, que actualmente ya es tan solo una calle, y allí se encuentra la pizzería Lombardi’s con más de 100 años a sus espaldas, y unas pizzas muy sabrosas.

Para el postre, no muy lejos de allí está Rice to Riches, si os gusta el arroz con leche, allí tenéis todas las variedades que podáis imaginar.

Unas calles al sur y ya estamos en Chinatown, en plena calle puedes encontrar a chinas, que, si haces un gesto, te llevan a almacenes alejados de la calle principal donde esconden sus bolsos ilegales.

Llega la hora de la merienda y paramos en el famoso Eileen’s Special Cheesecake.

De vuelta al hotel, pasamos por market y damos una vuelta.

A las 7 teníamos hora en Top of the Rock para ver el atardecer, La azotea está a reventar en el lado sur, todo el mundo quiere hacerse la foto con la ciudad de fondo. El día estaba nublado, así que no pudimos ver el atardecer, pero igualmente, ves como se van encendiendo las luces en toda la ciudad, con el Empire State Building como protagonista, es precioso. A la altura del atardecer en el Puente de Brooklyn.

NOTA: Recordad que, para conseguir subir a la hora del atardecer, tuvimos que reservar el martes, no dejéis la reserva para última hora, pero yendo el mismo día por la mañana, podréis conseguir sitio.

Se pone a llover, cogemos una hamburguesa en un Shake Shack cerca del hotel y cenamos en la habitación.

 

Octavo día: Paseo por Central Park

 

Esta mañana toca un largo paseo por Central Park que hemos de acortar ya que nos hemos dormido. MIERDA! A correr se ha dicho, nos vestimos rápido y vamos a la tienda de alquiler de bicis.

Nosotros optamos por reservar una bici durante cuatro horas. En cuatro horas da tiempo a dar la vuelta entera al parque, y pararse en varios sitios tranquilamente.

Ruta por Central Park

Central Park al contrario de los que muchos pensamos, no es natural, es una obra hecha por el hombre: montañas, lagos,etc, todo hecho a propósito. Es gigantesco y hay mil caminos para recorrer, por lo que tardaríamos días en recorrerlo entero. Esta fue nuestra ruta:

Llegamos al norte de Central Park en metro y alquilamos nuestras bicis en la tienda Unlimited Biking. Nuestra primera parada fue el Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir, un lago enorme en la zona norte del parque.

Bajamos hasta Belvedere Castle, un castillo simplemente decorativo.

La siguiente parada es el mosaico de Imagine en Strawberry Fields, muy cerca de allí está el Dakota, el edificio donde John Lennon fue asesinado por un fan, en la portería del edificio se pueden ver unas lámparas en su memoria.

Central Park es un lugar mágico por el que puedes perderte, y encontrar cualquier tipo de actividad: música, obras de teatro, yoga o incluso ver un partido de béisbol.

Llegamos al punto más bajo del parque y nos disponemos a subir por The Mall and Literary Walk, un paseo lleno de olmos que nos lleva hasta Bethesda Terrace.

Y desde aquí accedemos a la Bethesda Fountain.

Seguimos subiendo y por la zona este nos encontramos la
Hans Christian Andersen y cerca de allí también está la estatua de Alice in Wonderland.

A partir de este punto, ya nos empieza a apretar el tiempo, y subimos directamente a dejar las bicis, pero hay más monumentos para ver, o incluso pararse en el MET, un museo al que se puede entrar dejando una donación sugerida de mínimo $1, y aunque no seáis amantes de las obras de arte, ver desde su terraza el parque.

NOTA: En verano hacen gratis Shakespeare in the Park, pero para conseguir entradas has de estar un buen rato antes de las 10, hora oficial del reparto de entradas.

Para comer fuimos al Grey’s Papaya, a probar sus famosos hot dogs (no nos pareció nada del otro mundo).

Volvemos al hotel y nos duchamos, esta noche tocan JETS!

Ir a un partido de Fútbol Americano

Cogemos el bus en Port Authority a las 17:30, un bus que nos lleva directos al parking del METlife Stadium (en el mismo lugar donde nos recogerán aprox. $24). Ir una hora antes del inicio del partido, te permite ver el ambiente fuera del estadio, es muy típico llevarte la pick-up, neveras, sillas, carpas y todo tu merchandising de tu equipo, por supuesto. Y allí en el mismo parking ponerte a hacer una barbacoa, beber y jugar a (típico juego, no se como se llama).

NOTA: Aquí tampoco dejan entrar mochilas. Y para beber alcohol, llevaros el pasaporte, os lo pedirán y no os dejarán comprar sin él (el DNI no sirve).

Una vez dentro del estadio, visitamos la enorme tienda de merchandising que tiene todo lo que puedas imaginar, hasta camisetas para perro.

Salimos al campo, mil personas dentro del césped. Los jugadores calientan, suena la música, lanzan camisetas a la grade, luces de colores; vamos lo que puedes esperar del país que han convertido los deportes en un show. Todos en pie, llega el momento del himno nacional: pelos de punta…

Comienza el partido, pasan 2 minutos y la gente ya empieza a moverse a comprar comida; a diferencia de Europa, que la gente espera a la media parte para ir al lavabo o comer, aquí cualquier momento durante el partido.

Pillamos un partido con muy pocos goles, al empezar el último cuarto, decidimos volvernos para el hotel, ya que no queremos pillar a toda la gente saliendo y tener que esperar mucho al bus, ya que mañana es el último día y hay que aprovecharlo a tope. Somos bastantes los que ya abandonamos el estadio en ese punto de la noche.

Participo en la lotería de Cats, estamos de suerte, nos tocan dos entradas en platea por $40/cada una.

NOTA: En Broadway se estila sortear unas entradas (que hay que pagar, pero a un precio más bajo del habitual. En Playbill, hay una lista de musicales y las webs donde participar en la lotería.

 

CENTRAL PARK NEW YORK

 

Noveno día: Museo de Historia Natural

 

¡Último día en Nueva York! Ese sentimiento de tristeza, pero también de ilusión por aprovechar al máximo el último día. Teníamos en mente visitar ayer el Museo de Historia Natural, después de recorrer Central Park, pero al dormirnos han cambiado los planes. Esta mañana queríamos visitar Coney Island, una lástima ya que es un lugar bonito que ver, pero siempre hay que dejarse algo por ver, para forzarte a hacer otro viaje.

Comenzamos el día con un buen desayuno, unos pancakes gigantes en Good Enough to Eat. Podríamos decir que más que desayuno fue una comida en toda regla, tres pancakes tan grandes como el plato, unos con plátano y nueces y otros con bacon y huevos. Hemos salido rodando de allí, creo que sentía hasta pinchazos en el corazón.

Visitamos el Museo de Historia Natural

Nuestra siguiente parada era el Museo de Historia Natural, la entrada es un donativo, puedes dar desde $1, y podrás ver la exposición general. Si quieres ver alguna exposición especial (como una de momias durante nuestra visita), tienes que pagar la entrada completa $22. Nosotros aprovechamos el último voucher que nos quedaba del FlexPass y lo gastamos aquí.

El museo está bastante bien, hemos pasado alrededor de dos horas, pero algo que nos decepcionó es que todos los huesos son réplicas, siendo el mayor museo de historia natural y encima en Nueva York…

Salimos de allí y nos dirigimos a la 5ª avenida a visitar las famosas tiendas que hay a lo largo de ésta. Una de las más curiosas es American Girl: una tienda de muñecas donde la puedes crear como tu quieras. Eso si, solo la muñeca ya cuesta $115.

Hemos vuelto a repetir en Five Guys para comer, y hemos aprovechado para comprar una taza de recuerdo por la zona. Nos vamos al hotel para ducharnos y a vestirnos para ver Cats. El musical destaca por los disfraces, los bailes y los juegos de luces que hacen. Ver Memories en directo es toda una experiencia.

Y como no, no podíamos hacer otra cosa por la noche que despedirnos de nuestro querido Times Square, donde nos hemos sentado en las escaleras, a observar la belleza de este lugar. No toca otra que despedirse de esta gran ciudad, pero que pronto, volveremos a ver seguro. Quedan demasiadas cosas en el tintero, y siempre que vuelves, aparece un barrio nuevo que han convertido en un must para visitar.

 

 

Formulario de contacto

Al hacer clic en «Formulario de contacto» entendemos que estáis de acuerdo con nuestra política de privacidad

 

 

 

 

TE PUEDE INTERESAR:

Fin de semana en BRUJAS

17 de febrero de 2017 Visita Brujas y podrás pasear por sus numerosos canales. Itinerario del fin de semana en BRUJAS   PRIMER DÍA 09:00 H.IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA La Iglesia de Nuestra Señora, el Campanario y la catedral de San Salvador, son los tres edificios que definen el horizonte de Brujas. La de Nuestra Señora, con su altura de 122,3 metros, es la segunda construcción de ladrillo más alta de Europa (la primera está en Turín). Fue construida en estilo gótico en el siglo XIII con aplicaciones posteriores barrocas. Alberga la famosa Virgen con el Niño (o Madona de Brujas) de Miguel Ángel. En estaLEER MÁS

0 comentarios
viaje a perú

Viaje a PERÚ

Itinerario del viaje por Perú VIAJE A PERÚ ¿Qué  puedes hacer en Perú?   PRIMER DÍA: CUZCO Por la mañana, realicé una visita a la ciudad imperial de Cuzco, ejemplo vivo de la mezcla de la cultura andina y española. Inicié el recorrido en el Barrio de San Blas , la primera parada fue en la calle Hatun Rumiyoq donde se encuentra la Piedra de los 12 Ángulos. Continué con la visita al Museo Inka, conocido como La Casa del Almirante. El museo está levantado sobre cimientos incas y que hoy alberga una completa colección de cerámica, textilería y orfebrería inca así como importantes muestras de pinturas coloniales. AscendíLEER MÁS

0 comentarios

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *